La vuelta al mundo de Ire y Al


¿Donde estamos?: En MALASIA

Un día decidimos dejarlo todo, para empezar nuestra mayor aventura: ¡DAR LA VUELTA AL MUNDO!.

Iniciamos nuestra ruta en Singapur e Indonesia para luego bajar a Australia y Nueva Zelanda. De ahí nuestra idea es subir a Filipinas y por Malasia empezar nuestra aventura por el sud-este asiático aun por definir, Tailandia, Laos, Camboya, Vietnam, Nyamar, India, Nepal China y Japón.

Desde Japón iremos a México para recorrer toda América Central y Sudamérica, pero para eso aun queda mucho y pueden salir mil cosas.

Esta es nuestra idea. Seguramente sobre la marcha la cosa irá cambiando. Pero de una cosa estamos seguros. ¡Lo vamos a disfrutar!

Anuncios

Kuching / PN Bako

Volamos desde Muru a Kuching porla tarde. Kuching es la capital de la región de Sarawak y una ciudad muy tranquila. Es conocida por su afinidad a los gatos y puedes encontrarte esculturas de ellos por la calle. Nos alojamos en backpaquers 223 en la calle jalan Carpenter por 60MYR. La habitación estaba muy bien y el personal es muy amable y atento. Nos ayudaron a reservar para dormir en el PN de Bako y como llegar. Comentar que la página para hacer las reservas para pernoctar en el parque no funciona muy bien. Es mejor si os bajaís la aplicación. Nosotros reservamos para dos noches por 30MYR cada noche. Después de reservar salimos a conocer un poco la ciudad visitando su canal y los barrios hindúes y chinos. Al día siguiente cogimos el bus de las 8 que sale del waterfromt hacia Bako. Vale 3’5MYR y tarda 45min. Una vez estás donde te deja el bus te registras y pagas la barca. Nosotros fuimos en febrero, el último mes del Monzón (es imposible cuadrar todos los países para tener buen tiempo) y nos dijeron que debíamos esperar 1h para salir ya que era mejor con la marea baja. El trayecto…¡adrenalina pura! El mar de la China estaba bravo bravo con olas de 4m que surfeabamos con nuestra pequeña barca para 4 personas. Para recordar junto al trayecto en bangka al volcán taal en Filipinas. Al llegar al parque en la playa ya vimos un montón de macacos de cola larga que nos daban la bienvenida. Nuestra habitación era para de 4 camas para compartir pero la primera noche estuvimos sólos. Cabe decir que el parque necesita una mano de chapa y pintura. El estado de los bungalows y la limpieza del parque podría mejorar si comparamos con el PN de Mulú por ejemplo. El día estuvo pasado por agua así que aprovechamos los momentos de parón de lluvia para caminar. Hicimos 2 traíls, el tanjung sapi y el telok delima. No son muy largas pero el terreno es accidentado y con barro, así que se avanza lento. El entorno es muy bonito y al no haber casi turistas nos relajamos muchísimo escuchando los sonidos de la naturaleza. El restaurante del PN es económico. De día hay Buffet y de noche a la carta. Por máximo 10MYR por persona comes o cenas y desayunas por 6MYR. Al día siguiente el día amaneció con buen tiempo y como queríamos ver los monos narigudos fuimos ha hacer el recorrido telok Bakú que es el que te garantiza más verlos. Al final los vimos, pero muy de lejos, pues estaban en árboles muy altos. Volvimos a las oficinas para saber a qué hora había que embarcar al día siguiente y esto nos demoró dos horas ya que los marineros no estaban. Esto hizo que salieramos tarde ha hacer los recorridos de telok panda kecil y besar. Y salir tarde en esta época de Borneo es sinónimo de lluvia asegurada. Nos pilló a mitad de camino, afortunadamente hay porches para refugiarse y la lluvia no duró mucho. Al día siguiente nuestra barca salía al medio día (marea baja) así que a la mañana fuimos a ver si veíamos más monos narigudos donde los vimos el día anterior pero no tuvimos suerte. Cual fue nuestra sorpresa, al llegar al campamento estaban ahí, muy cerca ¡uno incluso bajo! Y pudimos verlo muy bien. Fue la guinda del pastel perfecta. Volvimos a la civilización saltando entre olas y de ahí a Kuching. Como teníamos tiempo fuimos al Museo de Sarawak. Vimos aspectos de la cultura de las tribus del país y la evolución histórica de Sarawak. Por la noche volamos a Kuala Lumpur. Después de cuatro meses de ir de isla en isla entramos en el continente asiático.

Kota Kinabalu

Llegamos de madrugada a la ciudad con un avión de Cebu desde Manila. Ya no había autobuses y cogimos un taxi mediante la app de grap. Nos costó 13MYR. Nos alojamos por 35MYR en una pensión, Rest Budget. No la recomendamos, excesivamente ruidosa. No estaba aislada del exterior del pasillo la habitación y te entraba toda la luz por la noche, además al recepcionista le daba por hablar por teléfono a voces a las 3am. A la mañana siguiente fuimos a la estación de buses de Inanam donde salen buses dirección Sandakan que paran en el Mt. Kinabalu NP. Hasta allí llegamos con taxi grap por 11MYR. El autobús de las 11am estaba lleno y tuvimos que esperar a las 12.30am. El trayecto es de algo menos de 2h. Nos alojamos en un hostel que se llamaba Mountain. Está caminando carretera abajo a 200m del cruce donde te deja el bus. Nos cobró 40 MYR. El lugar era correcto y las vistas también, lo que pasamos la noche más fría de todo nuestro viaje. Una mísera manta fina para una habitación con mal aislamiento en una zona de Borneo donde las temperaturas por la noche pueden bajar perfectamente a los 15grados. La tarde la pasamos descansando ya que nuestro paso por Filipinas había sido intenso y nuestro vuelo de ayer llegó tarde. Fuimos al parque Nacional a coger un mapa de las rutas para seleccionar cuáles hacer mañana y fuimos a comer al restaurante de la homestay David a 500m de nuestro hostel. La comida estaba bastante buena, tiene fama de ello Malasia, y las raciones eran más abundantes que en Filipinas. Recomendamos el chicken with honey sauce y el puding de coco. No así el ginger honey tea, una bebida fresca pero que te deja un sabor amargo. Además durante la noche el estómago de Alberto sufrió de lo lindo. Al día siguiente nos levantamos a las 7am y fuimos a desayunar al restaurante que hay en el cruce. Comimos dos tostadas de mantequilla y mermelada por 3MYR cada set y un Colacao cada uno por 2MYR. Muy económico como veis. No lo comprobamos, pero creemos que dentro del parque es todo mucho más caro. Hicimos dos caminatas de 90 min cada una y vimos el jardín botánico que deja bastante que desear. Las caminatas están bien pero tampoco son espectaculares. Ambos días estuvo bastante nublado y sólo vimos el Mt Kinabalu en dos breves ocasiones. Como veis no subimos el Mt Kinabalu como estaba pensado, ¿por qué? Nos pareció indignante el negocio que tienen montado, sobre todo respecto al alojamiento. Nos querían cobrar 320 Euros por el pack de 2D y 1N para hacer cima por persona y, como lo veíamos carísimo y nos negábamos, nos dijeron que nos lo dejaban por 265 p.p como super oferta. ¡Ni que fuera subir al campo base del Everest! Si hubiese costado 150 p.p hubiésemos dudado y por 100 p.p lo hubiésemos cogido, ya que entendemos que 20 Eur la hab, 40 Eur por cinco dietas y 40 Eur por guía + permisos está bien, ahora pagar la burrada que nos pedían, ni por asomo. Para volver esperamos en el cruce y cogimos el bus de vuelta a eso de la 1pm. Llegamos a las 3pm a la ciudad y vimos su mezquita que es bastante bonita. Puedes entrar dentro tapada hasta los topes, tienes que ponerte un velo de los suyos, pero lo atractivo del edificio está sólo en su exterior. Seguimos caminando hasta Jefelsson Point donde cogimos los billetes de barco para mañana ir a Bandar Seri. Paseamos un poco más por el centro y fuimos a descansar al hostel, ya que a lo tonto habíamos caminado 7km desde la estación al hostel, pese a las paradas que hicimos.

Mulu National Park

Salimos por la mañana a las 7 hacia el aeropuerto con destino a Mulú. Nos recogió el mismo taxi que nos llevó al hotel después de visitar las cuevas de Niah. El trayecto nos costo 13MYR y volamos por 60€ los dos con Maswings, filial de Malasia airlines.

A Mulu sólo se puede llegar por avión desde Miri o Kuchin o en barco tras varios días río arriba. Aterrizamos y fuimos caminando hacia el parque, pues está menos de un kilometro.

Por el camino hay algunas pensiones para alojarse aunque había bastantes cerradas ya que estábamos en temporada baja. También puedes alojarte dentro del parque o en el Marriot Hotel para gente con más presupuesto. El alojamiento sin muchos lujos nos costó 70MYR aunque había por 60MYR pero el nuestro incluía desayuno. Esa misma tarde tras dejar las mochilas fuimos a apuntarnos al parque. La entrada vale 20MYR por persona y contratamos los Tours para ver 1. las cuevas de Deer y Lang Caves + éxodo de los murciélagos y 2. Clearwater y Wind caves + visita a un poblado Penan por 260MYR las cuatro entradas.

El primero sale a las 2 pm y tras tres kilómetros de pasarela entramos en la Lang Cave. Las cuevas de Mulú están muy bien acondicionada y con una iluminación que no desentona con el entorno. Aquí vimos las formaciones más bonitas como las medusas. Tras la Lang Cave visitamos la Deer Cave con su enorme entrada. Desde dentro, se puede apreciar el perfil de Abraham Lincoln en un juego de rocas superpuestas. También puedes ver las vormaviones conocidas como Adán y Eva, o shower, una estalactita en forma de ducha plana donde siempre cae agua. Está cueva alberga 21 especies de murciélagos y más de 3 millones de individuos.

Al entrar pasamos literalmente por el baño de la cueva. Y ya pueden imaginarse a 3 millones de estos cagando en el mismo sitio. El olor ácido era digamos que… característico. Esta cueva tiene una larga pasarela y se une con la Lang Cave. Las cuevas de Mulú se unen entre ellas con más de 222km de galerías. Al salir esperamos el éxodo de los murciélagos que salen a comer, pero este no llegó pues empezó a llover y no les gusta mojarse.

Los que sí nos mojados fuimos nosotros, pues tuvimos que deshacer los 3km de camino con lluvia monzónica + el encontronazo con alguna que otra serpiente venenosa. Al día siguiente hicimos el Tour 2. Lo iniciamos a las 8.45pm y como el día anterior éramos sólo cuatro personas. Borneo es poco turístico y eso lo hace muy especial. Para llegar a las cuevas navegas por el río con una canoa 30min. El trayecto es precioso.

A la mitad del recorrido pasamos en el poblado Penan y pudimos ver el tipo de habitaje en forma de longhouses, un mercado donde había bisutería o tapetes/cestas echas de palmito y paneles explicativos sobre la tribu. Un poco turistada pero bueno, Irene hizo su contribución comprando por 1 euro una pulsera de madera.

La primera cueva que visitamos es la Wind y no, no hacía viento. Le pusieron el nombre porque a la tarde al entrar o salir de ella en canoa los lugareños decían que siempre se levantaba una brisa. La cueva de Wind tenía un color blanco en algunas de sus formaciones muy característico, fruto de la acción de una bacteria. También tiene una formación muy curiosa que le llaman el camello. La siguiente cueva fue la Clearwater. El nombre viene dado por el color del agua del río que la atraviesa, ¡super transparente!. Es una cueva muy larga y hace poco una expedición ha encontrado una cámara que se encuentra entre las cinco más grandes del mundo. Es posible hacer un Tour de espeleo avanzado por su interior.

El recorrido por dentro es bastante bonito y puedes ver de cerca el skyline o orificio superior de la misma, así como formaciones. Una curiosa fue una en forma de fuente donde siempre hay agua borboteando. Al final puedes aprovechar para nadar 15minutos en el río (fuera de la cueva). El agua sigue estando muy limpia y no muy fría porque hace calor. Siempre comíamos y cenábamos en el primer restaurante que encuentras al salir del parque. Básicamente porque casi no había nada más abierto. Los platos cuestan entre 10-12MYR y son abundantes, aunque no demasiado variados. Además durante la cena sueles tener la visita de un par de murciélagos que sobrevuelan la sala.

A la tarde decidimos hacer algunas caminatas por libre, como el Botanic loop, el Kayangan Loop y el Tree top Walk. Este último consiste en subir a una torre para avistar fauna, sobre todo pájaros. La entrada está cerrada y tienes que pedir la llave en la oficina de información. Las caminatas son de 1h máximo cada una y como acabamos antes de las 17h decidimos volver a probar suerte en el éxodo de los murciélagos. Tampoco nos hacia especial ilusión verlo, pero ya que estábamos allí… Nada, a las 17h empezó a chispear, ¡es la hora de llover en época de Monzón!, y como no queríamos mojarnos tanto como el día anterior nos fuimos. Total…lluvia =no murciélagos. Esta vez nos mojados mucho menos, una shower de las de Nueva Zelanda fue…

Al día siguiente cogiamos el vuelo al mediodía y para sacarle todo el jugo posible a Mulú fuimos a la Paku Waterfall. No la recomendamos sino disponeis de mucho tiempo. Es muy pequeñita y el agua no estaba muy limpia. Nuestro próximo destino era Kuching y el Bako NP, no sin antes sobrevolar el cielo de Sarawak con la siguiente combinación: avión de hélices, monzón y turbulencias… ¡adrenalina!. Al menos nos dieron de comer, que después de coger tanto vuelo de bajo coste, pues se agradece.

El parque además tiene las interesantes rutas de varios días, una a los Pineakels y otra al Gunung Mulu. Nosotros no las realizamos por falta de tiempo y porque en Mallorca esas formaciones también las tenemos, por lo que no nos llamaron la atención pero son recomendables si nunca las has visto.

Brunei

Nos levantamos a las 6 am para coger el barco de las 8 am que nos llevaba en 3h a la isla de Labuan. De ahí otro al puerto de Brunei. Los dos por 60 MYR. El barco no te deja en la capital sino en Muara. De ahí por un dólar un bus te lleva a la estación de autobuses del puerto, el 33 y el 37 al centro de Bandas de ti. Al final llegamos a las 16:30. Nuestra idea era ínstalarnos en el albergue juvenil de la ciudad lo 6€ la noche por persona. Pero al llegar justamente estaba en obras. Al final nos alojamos cerca de la estación en KH Soon Gesthouse por 30$. El hostel tiene habitaciones amplias y cuidadas. Tras dejar las maletas fuimos a visitar la mezquita de Omar Ali Saifuddien, el templo chino y por la noche el Kampur Ayer. Bandas seri es una ciudad muy tranquila, ordenada y limpia pero con pocas cosas que ver. Seco andamos también visitar el Museo Regalia y la mezquita de Jamer’Asr Hassanil Bolkiah A la mañana cogimos el bus de las 7 al lado de la embajada de Canadá para de vuelta a Malasia a ver las cuevas de Niah. Al salir hasta unos monos vinieron a despedirse.

Niah

Salimos a las 7 am de Bandar Seri con un bus directo a Miri desde la parada enfrente de la embajada de Canadá por 20$. Un bus de 50 personas para cuatro. Al final el trayecto se demoró una hora más de lo normal. Por lo que tras el momento burocrático de la aduana llegamos a Miri a las 11 am. Fue bajarnos de un autobús para subirnos directamente a otro con destino Niah. Estos son más frecuentes y suelen salir cada hora o menos por 10 MYR. Para mala suerte nuestra de ir un día a contrarreloj, el autobús se averió y tuvimos que esperar otro una hora en la carretera con un sol de justicia. Al final llegamos a la 1:30 pm a Niah y tras contratar un taxi por 30MYR llegamos al PN. De donde te deja el bus a la entrada hay sólo 10min en taxi. Pagas la entrada 10MYR y luego 1MYR para que una barquita te atraviese un pequeño río. Para llegar a las cuevas hay que caminar 3km por una pasarela de madera muy resbaladiza, ¡ojo!. La entrada de la cueva es enorme y tiene una parte oscura de más de 1km por lo que debes llevar frontal. Aquí se descubrió el resto óseo más antiguo del sureste asiático. Al fondo está la cueva pintada donde hay pinturas rupestres. En total estuvimos 3.30h y la última barca sale a las 17.30h. De vuelta llamamos a nuestro taxi que nos volvió a dejar en la carretera donde se cogen los buses. Cogimos el de las 18.30h pero nos dijeron que había frecuentes hasta bien entrada la noche. Al llegar a Miri cogimos un Grap por 10MYR desde la estación que está a las afueras hasta nuestro hostel el Mt Empire que nos costó 40 MTS, más 10MYR por una especie de ecotasa que se está empezando a cobrar en algunos alojamientos a los extranjeros desde 2017. En resumen, un día maratoniano con el objetivo de ganar días para poder ver con calma nuestros dos top destinos de Borneo, el PN Mulú y el PN Bako. Al llegar a Mulú y ver sus preciosas cuevas descubrimos que sí venís a éste, Niah se puede obviar.

Kota Kinabalu

Llegamos de madrugada a la ciudad con un avión de Cebu desde Manila. Ya no había autobuses y cogimos un taxi mediante la app de grap. Nos costó 13MYR. Nos alojamos por 35MYR en una pensión, Rest Budget. No la recomendamos, excesivamente ruidosa. No estaba aislada del exterior del pasillo la habitación y te entraba toda la luz por la noche, además al recepcionista le daba por hablar por teléfono a voces a las 3am. A la mañana siguiente fuimos a la estación de buses de Inanam donde salen buses dirección Sandakan que paran en el Mt. Kinabalu NP. Hasta allí llegamos con taxi grap por 11MYR. El autobús de las 11am estaba lleno y tuvimos que esperar a las 12.30am. El trayecto es de algo menos de 2h. Nos alojamos en un hostel que se llamaba Mountain. Está caminando carretera abajo a 200m del cruce donde te deja el bus. Nos cobró 40 MYR. El lugar era correcto y las vistas también, lo que pasamos la noche más fría de todo nuestro viaje. Una mísera manta fina para una habitación con mal aislamiento en una zona de Borneo donde las temperaturas por la noche pueden bajar perfectamente a los 15grados. La tarde la pasamos descansando ya que nuestro paso por Filipinas había sido intenso y nuestro vuelo de ayer llegó tarde. Fuimos al parque Nacional a coger un mapa de las rutas para seleccionar cuáles hacer mañana y fuimos a comer al restaurante de la homestay David a 500m de nuestro hostel. La comida estaba bastante buena, tiene fama de ello Malasia, y las raciones eran más abundantes que en Filipinas. Recomendamos el chicken with honey sauce y el puding de coco. No así el ginger honey tea, una bebida fresca pero que te deja un sabor amargo. Además durante la noche el estómago de Alberto sufrió de lo lindo. Al día siguiente nos levantamos a las 7am y fuimos a desayunar al restaurante que hay en el cruce. Comimos dos tostadas de mantequilla y mermelada por 3MYR cada set y un Colacao cada uno por 2MYR. Muy económico como veis. No lo comprobamos, pero creemos que dentro del parque es todo mucho más caro. Hicimos dos caminatas de 90 min cada una y vimos el jardín botánico que deja bastante que desear. Las caminatas están bien pero tampoco son espectaculares. Ambos días estuvo bastante nublado y sólo vimos el Mt Kinabalu en dos breves ocasiones. Como veis no subimos el Mt Kinabalu como estaba pensado, ¿por qué? Nos pareció indignante el negocio que tienen montado, sobre todo respecto al alojamiento. Nos querían cobrar 320 Euros por el pack de 2D y 1N para hacer cima por persona y, como lo veíamos carísimo y nos negábamos, nos dijeron que nos lo dejaban por 265 p.p como super oferta. ¡Ni que fuera subir al campo base del Everest! Si hubiese costado 150 p.p hubiésemos dudado y por 100 p.p lo hubiésemos cogido, ya que entendemos que 20 Eur la hab, 40 Eur por cinco dietas y 40 Eur por guía + permisos está bien, ahora pagar la burrada que nos pedían, ni por asomo. Para volver esperamos en el cruce y cogimos el bus de vuelta a eso de la 1pm. Llegamos a las 3pm a la ciudad y vimos su mezquita que es bastante bonita. Puedes entrar dentro tapada hasta los topes, tienes que ponerte un velo de los suyos, pero lo atractivo del edificio está sólo en su exterior. Seguimos caminando hasta Jefelsson Point donde cogimos los billetes de barco para mañana ir a Bandar Seri. Paseamos un poco más por el centro y fuimos a descansar al hostel, ya que a lo tonto habíamos caminado 7km desde la estación al hostel, pese a las paradas que hicimos.

Coron

Nos levantamos a las 6 am para coger el fast ferry hacia Corón. Como solo iba a ser una escapada de unos días dejamos las mochilas grandes en el hostel mochileros donde habíamos pasado las últimas 3 noches en El nido. El fast ferry se retraso 2 horas por lo que llegamos bien entrado el medio día. Al final llegamos casí a la misma hora que el lento habiendo pagado 1700 PHP cada uno. Como el día en Corón ya estaba perdido, fuimos primero a dejar la maleta en el hostel Apo island que habíamos reservado por 700 PHP. Los hostels en Filipinas en general son muy sencillos, una cama con un ventilador y si hay suerte una mesita. Descansamos un poco y pudimos hablar con nuestro familiares ya que aúnque la conexión a internet en Corón es mala, no es nula como en El nido. Aprovechamos la tarde para ver el pueblo y contratar las inmersiones de buceo. En la calle principal hay infinidad de tiendas de buceo. Nosotros decidimos contratarla en Umali dive center, tres inmersiones por 3000 PHP cada uno. La inmersion te sale a 16€ y aúnque nosotros no queríamos hacer tantas, los paquetes son de tres o dos inmersiones, aúnque si haces dos toca esperar en el barco a que los demás hagan su tercera. Las inmersiones al final constaban de 2 visitas a dos buques de la armada imperdial japonesa hundidos en la segunda guerra mundial por aviones estadounidenses y una tercera en un arrecife de coral. Una vez contratadas las inmersiones decidimos subir al monte Tapyas para ver la puesta de sol. Corón es famoso sobre todo por sus pecios formados tras un borbardeo estadounidense a una flota japonesa que se resguardaba en la bahia de Corón. Tras ello 9 barcos japoneses llacen a una profundidad de 3 a 40 metros perfectos para el submarinismo. Nosotros ibamos a visitar el @@@@@ de 35m y el Olimpia maru de 113m a una profundidad de 9 a 20 metros. La inmersión a través de los buques, visitando su cocina, baños y demas cámaras a sido una de las mejores experiencias jamas vividas. Bucear a traves de la historia, en donde ahora hay un lugar maravilloso y años atras fué una de las batallas más duras para el ejercito nipon perdiendo miles de vidas. Después de las dos visitas a los barcos japoneses hicimos otra más relajada a una zona de coral. La verdad que nuestro guía fué fantástico el cual nos hizo un breafing en cada inmersión de por donde íbamos a ir y que íbamos a ver. Regresamos a las 4 de la tarde a Corón donde en la misma empresa decidimos comprar los billetes de vuelta a El nido. No sin antes realizar una odisea por conseguir cambio de divisas. Corón tiene un cambio muy malo por lo que recomendamos ir con dinero ya cambiado en El nido. El fast ferry estaba lleno por lo que compramos para el barco lento que tarda 5 horas. La verdad es que no hay mucha diferencia horaria entre uno y el otro. Una vez teniamos los billestes tubimos que hospedaros en otro hostel ya que en el Apo island solo tenian por una noche. Ya lo habíamos previsto y habiamos reservado por 600 PHP en el @@@@@. Cual es nuestra sorpresa cuando descubrimos al llegar, que en realidad hay dos hostels que se llaman igual. Así que tubimos que buscarlo y preguntar a bastantes personas pues nadie lo conocia. A la mañana siguiente nos levantamos a las 6 para ir al puerto. Irene empezaba a encontrarse mal del estomago y cuando llegamos estaba la chica a quien compramos los billetes. ¡Se había equivocado! los domingos no había barco lento por lo que no teniamos como regresar a El Nido donde debíamos coger un bus a la noche para el día siguiente volar desde Puerto Princesa a Kinabalu en Malasia, nuestro siguiente destino. Al final conseguimos billetes para el ferry de las 11 con la empresa Montenegro. Habíamos madrugado para nada e íbamos a perder toda la mañana en el puerto y con ello el día para visitar la playa de @@@@ en el Nido. Posiblemente en Corón nos haya faltado un día más para ver un tour. Pero se tarda mucho tiempo en desplazarse de un lugar a otro en Filipinas y ya no teníamos más tiempo. Nos quedaba un largo trayecto hasta Kinabalu en Malasia.

El Nido

Llegamos a El Nido anocheciendo tras una jornada de transición entre Cebu y Palawan. Nuestro avión salió a las 10.30 de Cebú, ciudad caótica donde las haya, y llegó a Pto Princesa 1h y pico más tarde.

Al llegar, hay triciclos con una tarifa establecida de 120PHP fuera del aeropuerto que te llevan a la estación de San Jose a 6km desde donde parten los obuses a El Nido. Quizás si salís un poco del aeropuerto hacia la Avenida Rizal lo conseguís por un precio menor, pero nosotros íbamos muy cargados y queríamos llegar a tiempo para coger el bus de la 1pm. El autobús de la compañía Cherry con a/c nos costó 420php p.p y tardó 6.30h. También está la opción de ir en Mini Van que valen de 500php para arriba y tardan 1h menos, pero nos pareció más cómodo y espacioso el bus para el largo recorrido que nos esperaba.

Buscar alojamiento en El Nido improvisando es un poco complicado. Teníamos referencias de otros blogs pero creemos que en cuestión de un par de años los precios se han disparado. Además viajamos en temporada alta. En la mayoría de alojamientos donde preguntábamos las habitaciones dobles superaban los 1000php. Finalmente nos quedamos 3 noches en el hostel Mochileros por 700php la noche en una habitación bastante sucia y deteriorada, pero como os digo, no había mucha alternativa. Eso sí, los chicos del hostel eran muy atentos y a posteriori nos guardaron 3 días las maletas para que viajasemos a Coron sin tanto peso.

De El Nido os recomendamos dos playas, Las Cabañas y su atardecer y la de Nacpan. De tours los que dicen que son más increíbles son el A y el C, que fueron los que nosotros hicimos, y sí nos gustaron mucho. Aunque quizás alguna parada del B o el D como la Snake island parecían muy atractivas y se podían integrar en el C por ejemplo, eliminando la de Helicopter Island. Ésta tenía que ser uno de los platos fuertes del snorkel del tour C, pero sin duda la zona de Mantiloc dentro del mismo tour es mil veces mejor. Las lagunas son de visita obligada y se ven en el tour A. A continuación os desglosamos que se ve en los tours A y C:

– Tour A, 1200 php/pax. Lo conseguimos regateando por 1000 php aunque luego tuvimos que pagar 200 PHP cada uno por tasas del parque. Estas tasas tienen una validez de 5 días. Incluye small lagoon, big Lagoon, secret Lagoon, shimizu islands y seven commando beach. Comimos en papaya beach en una mini playita un pescado muy rico con la compañía de un reptil enorme. La verdad que los guías animaron muy bien el día.

– Tour C 1400 php/pax y lo conseguimos por 1100 al final. Este Tour es más playero con Helicopter beach, Tapiutan islands, matinloc islands, Star Beach, secret Beach . Los lugares son espectaculares y fuimos a bucear a un lugar el cual vale bastante la pena en la opción que te dan de buceo o acudir a una playa privada pagando unos pesos.

Los lugares de todos los Tours son espectaculares sí bien el punto negativo es la gran cantidad de Tours que hay lo cual hace que se masifique todo y pierda parte del encanto. El turismo en el nido avanza imparable y deberían buscar otras alternativas con nuevos lugares. Aún así el nido es un lugar increible.

Al día siguiente por la mañana salimos en fast ferry po 1700 php hacia coron. Los barcos hundidos de la segunda guerra mundial nos esperaban!!

Isla de Bantayan

Llegamos desde Bohol en barco a las 18:00. Nuestra idea era pillar un jepney hasta la terminal de autobuses y de ahí llegar al puerto de Hagnaya sobre las 10 pm. La cosa parecia sencilla pero al salir del barco parecía que todo Cebu se había echado a la calle. Y así era, ese fin de semana se celebraba la festividad del Sinulog, donde los filipinos veneran al Santo Niño. No es que fuese difícil coger un jepney, sino que tambien era casi imposible coger un taxi. Una vez mas la hospitalidad de los filipinos nos permitio salir de la encrucijada. Un universitario filipino no paro hasta encontrarnos un taxi con taximetro que nos llevase a la estacion del norte. Gracias Kent! Nos costó 180 php, barato para estar unos 4km enmedio de un enorme atasco. De allí cogimos el autobus de Ceres que te lleva hasta Hagnaya en algo menos de 4 horas por 170 php. Llegamos a Hagnaya a las 12am y evidentemente ya no había barcos. Teniamos dos alternativas, pasar la noche en el puerto o quedarnos en una pensión. Estabamos muy cansados después de todo el día haciendo traslados, así que nos quedamos en la pensión Pink House que se aprovechó un poco de la hora que era y de que no teníamos alternativa y nos cobró 1000 php por una habitación nada recomendable. A la mañana siguiente cogimos el barco a las 8 am que en una hora nos dejó en la Isla de Bantayan, en el pueblecito de Santa Fe por 170php. Como nota, deciros que las tasas del puerto se pagan aparte y dependiendo del lugar te cobran entre 5 o 20 php por persona. Otro dato importante, al llegar al puerto de Santa Fe, el nucleo urbano con los hostales y restaurantes, esta a tan solo 5 o 10 min a pie, así que no es necesario coger transporte. Nosotros nos quedamos en el alojamiento Bantayan Cottages, por tan solo 400 php la noche. La habitación es de las mejores que hemos tenido en Filipinas por ese precio. Es cierto que si comparamos la calidad del alojamiento de este país con otros del sureste asiático como Indonesia o Tailandia, el de Filipinas es bastante peor. Habitaciones no demasiado limpias, sin ropa de cama, sin agua caliente y muchas sin mesita o silla para colocar cosas. Nosotros no somos delicados y nos adaptamos a todo, pero os lo contamos para que lo tengáis en cuenta. La isla de Bantayan es famosa por sus playas que son increibles, de arena blanca y aguas turquesas. Todo ello en un entorno sin la masificación turistica que en días posteriores nos encontrariamos en El Nido. Creemos que dos o tres dias son suficientes para relajaros en ella. El primer dia fuimos a las playas de Kota Beach y Sugar Beach. El segundo a paradise Beach y a recorrer por la tarde los pueblecitos y aldeas de la isla, Bantayan, Madrilejos, etc. En Paradise Beach estuvimos con Esther, una chica de Cádiz a la que enviamos un saludo ya que por casualidad nos comento que seguia nuestro Blog antes de conocernos. Intercambiamos impresiones sobre el país y otros destinos que ambos habiamos visitado, así como de la situación del turismo en nuestro país, que eso ya merece un capitulo aparte. Volviamos a Cebú a la tarde del tercer día y volvimos a disfrutar de la playa de Kota Beach durante la mañana. El tercer día queriamos haber ido a las kawasan Falls, pero en Filipinas se pierde mucha tiempo en traslados y el alojamiento en Cebú estaba carisimo por la fiesta Sinulog. Nos apetecia mucho visitar esas cataratas porque son espectaculares, pero habiamos visto muchas muy bonitas durante los últimos tres meses. Así que, valoramos costo y beneficio y nos quedamos ese tercer día en la isla Bantayan y realizamos el viaje de vuelta a Cebu y a su aeropuerto con más tranquilidad. Salimos con el barco de las 12 a Hagnaya en el puerto para nuestra sorpresa no tubimos que pagar una tasa portuaria. ¡¡Sino dos!! Una municipal y otra que se sacaron del sombrero (Ya se están columpiando un poquito esta gente…). De ahí el autobus te deja en tres horas en Cebú.